Box: Tobías Reyes, campeón santafesino juvenil

tobias 1El boxeador galvense Tobías Reyes logró el pasado sábado en Rosario una victoria que lo definió como Campeón Santafesino Juvenil al vencer a Facundo García en la categoría hasta 52 kg., y ahora peleará el próximo 17 de junio en San Francisco con el campeón cordobés para luego disputar el Nacional Juvenil en Formosa.

“Ya habíamos peleado en otra ocasión, fue como una revancha… Nos habíamos enfrentado en octubre del año pasado en la Federación Argentina de Box, en Buenos Aires, y le gané por puntos; en este caso pensé que iba a venir más entrenado porque lo superé en los tres rounds”, comentó feliz Tobías, que al igual que García marcó en la váscula 51.600 kg., en una entrevista realizada este lunes por la tarde en FM 105.3.

Esta pasión por el box comenzó hace cinco años, cuando “acompañé a un amigo que entrenaba… Me invitó, fui a ver cómo era, me puse los guantes y empecé a pegarle a la bolsa, en ese momento estaba Carlos Morales, quien me incentivó, me iba guiando y me empezó a gustar hasta que me subí al ring a hacer guantes y no me bajé más”.

El entrenamiento cotidiano es de triple turno, por lo que el esfuerzo diario de este joven de 18 años comienza bien temprano: “A las 5:30 de la mañana salgo a correr, porque a las 7:30 voy a la escuela hasta las 12:30, cuando termino las clases lunes, miércoles y viernes hago pesas, hago una siesta de dos horas y a las 7 de la noche voy al gimnasio y hago técnico”, enumeró.

Este esfuerzo es reconocido por sus compañeros de escuela y profesores, que lo felicitaron cuando el lunes regresó de la contienda para continuar con su vida cotidiana: “Me felicitaron y pudimos ver la pelea que subimos a Internet”.

Desde hace un año, Tobías entrena bajo las órdenes del Prof. Guillermo Serra, quien le fue corrigiendo algunas posturas sobre el ring: “Me enseñó la colocación de los codos para que no me entren los golpes abajo, un poco la posición de los pies…”. Y en este avance en la mejoría de estilo y de los golpes mucho tuvo que ver el entrenador: “Era necesario, es para bien, para mejorar, me siento mucho más cómodo, fue un cambio favorable para mí… Guille siempre me dice que no es un juego, que hay que trabajar, que hay que tener la mente bien enfocada en lo que hago, porque no es un deporte de locos, sino que es de vivos donde hay que pegar y que no te peguen, y siempre concentrado”.

El galvense se definió como un boxeador movedizo, paciente -“el knock out viene solo”, dice-, destaca como sus golpes preferidos “el gancho al hígado o la derecha cruzada”,  y admira a boxeadores argentinos como Lucas Mathisse, Omar Narváez o “Maravilla” Martínez, y al ucraniano Vasil Lomachenko: “Es muy completo, es chiquitito como yo, es rudo, es zurdo, y es muy rápido”.

Pensando ya en la pelea del 17 de junio, y esperando el rival, describió que los nervios llegan “al momento de subir al ring hasta que suena la campana, después terminamos siendo uno contra uno”. Y las esperanzas de llegar a pelear por el campeonato en Formosa sigue latente, y sólo el esfuerzo y la voluntad que le pone este pequeño gigante terminará dando sus frutos.

POSIBLEMENTE LE GUSTARA TAMBIÉN