Juan Carlos Mazza: “El jugador nace y se hace”

Con el cierre del Curso de Directores Técnicos, la Liga Galvense de Fútbol invitó al médico deportólogo Juan Carlos Mazza a disertar sobre “La construcción de un futbolista desde la etapa infanto-juvenil hasta la etapa profesional. El talento nace, o nace y se hace?”, en una actividad realizada este jueves en la Casa de la Historia y la Cultura del Bicentenario.

Mazza, de vasta trayectoria en el ambiente futbolístico nacional y lationamericano, en la actualidad forma parte del área médica del Club Atlético Rosario Central, y sostuvo que “el fútbol es un juego, pero necesita de una pata que son las ciencia del deporte… Armar un grupo de ciencias del deporte en un club, en una Liga o en una ciudad pequeña no es tan fácil, pero hay caminos para hacerlo. Hoy les planteo a los dirigentes que si están en una liga y aspiran a crecer, se tienen que poner a trabajar en pequeños nichos y proyectos que generen jugadores, para luego ser ustedes los que hagan la plusvalía del jugador”.

En este aspecto ejemplificó lo ocurrido con Angel Di María: “En su momento fue vendido por Central en 5 millones de dólares, Benfica hizo algo que hoy hacemos nosotros y después de dos años fue vendido en 30 millones de dólares… El negocio lo hizo Benfica y no lo hizo Central. El problema es expresar esa calidad, técnica y talento como un atleta dentro del campo de juego, donde se conjugó la experiencia del cuerpo técnico más el trabajo de médicos, preparadores físicos, y esto tiene que ser igual aquí”.

También reconoció que esto mismo sucede en Argentina con los clubes de Primera, que reclutan jugadores en el interior. En este sentido dio cuenta que “hay chicos que hoy están viviendo con 10 u 11 años en el hotel de Central en Baigorria, cosa que estoy en total desacuerdo, pero si nosotros no lo hacemos, se lo lleva cualquiera”.

Mazza, nacido en nuestra ciudad, en cuarenta diapositivas trató de explicar que “el jugador nace y se hace… El jugador inteligente o dotado técnicamente tenés que rodearlo de algunas cosas para que lleguen y no abandonen antes de tiempo o no fracasen, se debe bajar esa tasa de error y para ello es fundamental la aplicación de las ciencias del deporte. Hoy en Central estamos en nuestro segundo año de trabajo y lo ideal sería llegar a los ocho o doce años para la ejecución del proyecto y poder sacar jugadores de élite, porque el club nos da las herramientas y si no los sacamos, es un fracaso nuestro”.

 

POSIBLEMENTE LE GUSTARA TAMBIÉN