Gimnasio Olimpo celebró 13 años

El martes 12 de mayo Gimnasio Olimpo cumplió 13 años y lo celebró con una cena realizada en el Salón del Club Atenas -lugar donde desarrolla sus actividades- y de la que participaron los asistentes al gimnasio, acompañados por sus familias y amigos.

Haciendo un balance sobre el tiempo transcurrido y el crecimiento experimentado, el instructor Leandro Melgratti, responsable del Gimansio Olimpo, comentó a “ElDeportivo” que “es muy positivo todo lo que vivimos durante este tiempo y hoy, por ejemplo, hay personas que ya no asisten a nuestro espacio pero igual están acá porque quieren compartir este momento con nosotros”.

Actualmente el gimnasio cuenta con más de 30 alumnos de Taekwondo, disciplina con la que cosecharon muchos logros, y también más de 30 asistentes a Fitness de combate, una modalidad de gimnasia aeróbica. Desde hace seis Gimnasio Olimpo desarrolla sus actividades en la sede del Club Atenas y durante la reunión, Melgratti agradeció a todos sus alumnos y “a la familia que siempre acompañan”, destacando “lo fundamental que es para cualquier deporte y sobre todo para el deportista joven, el apoyo de su entorno”.

Deporte y Familia

Reunidos en familia para celebrar un nuevo aniversario del Gimnasio, aprovechamos la oportunidad para conversar con Guillermo Favre, papá de Manuel, el alumno más antiguo de Olimpo y deportista dedicado al Taekwondo que durante su trayectoria ha conseguido importantes logros a nivel nacional e internacional.

“En este tipo de deportes en los que los recursos económicos no son muchos y no hay tanto fervor como en otras actividades, el tema de la familia es fundamental, es clave y se nota cuando los chicos están acompañados”, comenzó diciendo Guillermo y “nosotros hemos tratado de acompañar siempre a Manu en todos los torneos”. En ese sentido, Favre comentó que “al mismo tiempo, eso va generando vínculos dentro del propio Taekwondo, porque te vas conociendo con otra gente, en distintos lugares y se van afianzando relaciones entre los propios integrantes de aquí del Gimnasio que no se termina en un entrenamiento porque están los asados, las reuniones, las cenas”.

“A lo largo de estos tiempos hemos aprendido que lo importante tiene que ver más con la superación de alguna meta que con los triunfos y los logros propiamente dicho”, dice el papá de Manu y “lógicamente que cuando un hijo participa de una competencia existe toda la tensión previa y a pesar del paso del tiempo, siempre existen los nervios”. Pero sobre todo, Guillermo destaca que “lo importante ha sido, sobre todo aquí, con el Profesor Leandro Melgratti, la enseñanza de la propia participación, la autosuperación como una de las metas que tiene el taekwondo, mucho más allá de los logros deportivos, lo esencial es el desarrollo de la persona, el cuidado del deportista, todo eso que excede a las derrotas o a los triunfos que en algunas ocasiones son simplemente circunstancias del deporte”.

Representado a toda la familia del gimnasio y acompañado durante la charla por Leandro Melgratti, Guille Favre explicó´con sencillez que “el Taekwondo es una disciplina muy interesante por lo que enseña, lo que se le va inculcando al deportista, el tema del disciplinamiento táctico que se puede trasladar a un deporte de equipo porque ayuda a ser odenado, a respetar una estrategia de juego”. Finalmente, ambos coincidieron en “lo importante que son las realaciones interpersonales que van surgiendo dentro y fuera del gimnasio, los contactos que nacen y se mantienen con el paso del tiempo y las lindas vivencias que durante más de una década van quedando en nuestro anecdotario”.

POSIBLEMENTE LE GUSTARA TAMBIÉN